sábado, 7 de febrero de 2015

Dolor de espalda, cómo abordarlo con Reiki



     El dolor siempre es una alarma que nuestro cuerpo utiliza para avisarnos de que algo no funciona bien. Con del dolor buscamos soluciones para volver a un estado de equilibrio y confort. 

     Parece sencillo, me pincho con una aguja, retiro el dedo y se acaba el dolor. Nuestro cuerpo es inteligente y nos avisa cuando algo no funciona, pero en la actualidad tenemos a nuestro alcance analgésicos que nos ayudan a no sentir el dolor y cuando el cuerpo nos avisa con dolor, nosotros nos tomamos un alagésico y seguimos igual que antes, sin escuchar al cuerpo ni dar solución al problema, de este modo nos vamos desconectando, dejamos de sentir y cuidarlo. 

     Como el cuerpo es inteligente continuará avisándonos de que algo no funciona bien y el dolor cambiará de matiz, se agudizará, se extenderá, ..... Creo que todos hemos pasado por esta experiencia. Hasta que un día, nos damos cuenta que podemos cuidarlo y solucionar los problemas que hemos generado, a nivel muscular podemos tener contracturas por un exceso de trabajo mecánico y/o por tensiones provocadas por emociones reprimidas y estrés, de estos modos nuestras articulaciones, tendones, musculatura y nervios sufren. 

     Con ta técnica de Reiki podemos ayudar a nuestro organimo recobrar un estado óptimo, porque con las técnicas energéticas abordamos tanto lo físico, como lo emocional, la sanación se produce a todos los niveles de la persona y nos vovemos a conectar con nuestro cuerpo y nuestra alma. Eso no significa que no debamos acudir a profesionales de la salud (osteópatas, traumatólogos, fisioterapeutas) ya que cada uno se ocupa de una parte fundamental de nuestra salud, sino que entre todos podemos conseguir que la persona tenga una buena calidad de vida, pueda desarrollarse como persona desde el bienestar y la felicidad, encauzar su vida hacia aquello que le apasione y formar entre todos un mundo mejor.

Salud, 

Marta Tadeo
www.martatadeo.com